Fragmento Uno

El arcángel de luz es un libro juvenil de 2014 publicado por la editorial Última Línea.

Raquel Cruz es la autora de esta novela romántica contemporánea que trata sobre el mundo de la magia y hasta ahora ha recibido muy buenas críticas. Destinada a lectores juveniles y adultos (young adult, new adult), no es solo una novela para adolescentes.

Con ella vivirás momentos divertidos, de amor, de aventura, de intriga y no dejará de sorprenderte la forma en la que la autora indaga en el mundo de la magia y los ángeles (arcángeles).

Leer fragmento del libro El Arcángel de Luz- Fragmento UNO

Dentro del vehículo olía profundamente a sándalo y al cuero de la tapicería. Ya había percibido antes aquel aroma, pero no de forma tan intensa. Ahora me hallaba envuelta por su fragancia personal y con él mismo a escasos centímetros de distancia. Y de pronto sentí lo que nunca en mi vida, claustrofobia.

Pese a la amplitud de espacio yo me sentía atrapada. Debió de notar que estaba incómoda porque, aunque no dijo nada, me observaba por el rabillo del ojo con desconcierto.

Intenté ignorarle distrayéndome con el paisaje, pero era imposible con aquel perfume recordándome continuamente su presencia. ¡Ya está! La radio. La radio siempre se volvía una buena opción en ese tipo de momentos donde reinaba un silencio incómodo. Extendí el dedo hacia el aparato y recibí un pequeño manotazo.

Le miré perpleja.

—No me gustan los ruidos para camuflar tensiones —dijo sin apartar la vista de la carretera.

—¿Prefieres el silencio incómodo? —pregunté aún más confusa.

—Prefiero la realidad por desagradable que sea.

Giré la cabeza hacia la ventanilla. ¡Qué estupidez! Escoger pasar un mal rato en lugar de evitarlo. Bien, pues no tenía por qué obligarme a ello, y decidí darle charla aun sin ganas.

—¿Hace mucho que te dedicas a sacar criminales de la cárcel?

Él suspiró, imaginándose por qué le hablaba.

—¿Lo quieres saber por algo en especial? —preguntó a su vez con sarcasmo.

Era evidente que mi visita a prisión le había generado recelos.

—Solo es curiosidad —contesté siendo sincera.

—Tu curiosidad ha demostrado ser peligrosa.

—Eso quiere decir que no me vas a contestar… —musité sin intención de que me escuchara. Pero lo hizo sin tener que preguntar siquiera.

—Eso quiere decir que cuanto menos sepas de mí es mejor para ti.

Sus palabras suponían una clara barrera que, por alguna extraña razón, me molestó.

>> Siguiente fragmento

Te recuerdo que puedes descargar gratis los dos primeros capítulos de El Arcángel de Luz en PDF desde http://www.elarcangeldeluz.com

Deja un comentario

Creando Historias

A %d blogueros les gusta esto:
Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On Pinterest